Ritch Mueller represented The Bank of Nova Scotia, como agente administrativo, y ciertas instituciones financieras, como acreedores, en relación con un contrato de crédito quirografario celebrado por Grupo Lamosa, como deudor, y ciertas subsdiarias de Grupo Lamosa, como fiadores, por un monto de USD$180 millones.